Hay sabores que llevan consigo el ADN sanluqueño. Sensaciones que abren una puerta al aroma marinero de ese rincón gaditano – Sanlúcar de Barrameda -, a los olores caseros que se respiran por las calles y que embriagan a cualquiera. Sabores que transportan a un lugar, a ese enclave. Y qué tierra.

Inicios de Conservas Senra

El sanluqueño Fran Senra ha conseguido la clave de un viaje al tiempo por la gastronomía. Conseguir llevarnos a Sanlúcar cada vez que disfrutamos de los guisos marineros que comercializa bajo la marca Conservas Senra. Es, probablemente, la ilusión de Senra por volver a sus orígenes, a Sanlúcar de Barrameda – un poco – el secreto del éxito de sus conservas. Que si las pruebas sin verlas, no imaginarías que es una conserva. La historia de Conservas Senra nace a primeros de 2018. Cansado de dar vueltas por el mundo, Fran Senra decide investigar sobre cómo hacer guisos marineros de Sanlúcar en Conserva.

La cocina le viene de sangre, ya que su madre es una gran cocinera. Y a la vez su madre – la abuela de Fran – es una enamorada de la manzanilla de Sanlúcar y del amontillado. Quizás sea por eso, por lo que no pasan los años por ella. Precisamente es ella, la que sale retratada en la imagen de Conservas Senra, un homenaje en nombre e imagen de Fran a sus padres.

Los rastreos de Fran dieron sus frutos cuando encontró en Marinaleda un maestro conservero llamado José Antonio Capitán. Poco le costó convencerle del proyecto, ya que cuando se trabaja con ilusión y pasión las cosas no se hacen, nacen. Y así fue que en 2018 comenzó esta aventura gastronómica, hoy convertida en verdadero placer conservero en nuestras mesas.

Los guisos y los vinos de Sanlúcar

Los guisos de Conservas Senra son ideales para disfrutarlos con los vinos de Sanlúcar. Blancos, espumosos y generosos ideales para maridar cualquier plato que se tercie. Eso sí, con la esencia de Sanlúcar de Barrameda. Los vinos de Sanlúcar se caracterizan por ser muy salinos y muy finos. De hecho, es  su finura lo que más me gusta de los generosos de esta bendita tierra bañada por la desembocadura del Guadalquivir y con Doñana en el horizonte. Son sus amontillados y/o olorosos ligeramente más finos que los del resto del Marco y esa frescura y finura también los hace únicos.

El primer guiso que vio la luz en Conservas Senra fue el de choco con pan frito. En este sentido, Fran sabía de su éxito y no se equivocó. Desde que vio la luz, es su producto estrella. Quizás sea este guiso – sin restarle lucidez al resto – en el que muchos descubran la brillantez del producto al no percibir que es una conserva. Su sabor es exquisito y único. Ideal para maridarlo con una buena manzanilla. Os propongo La Guita en Rama, La Kika o la buenísima Velo de Flor. Aunque La Gabriela o Bajo de Guía no se quedan atrás. Cualquier manzanilla es buena. Una buena manzanilla pasada también marida a la perfección. Buenos ejemplos son Pastrana, Maruja Pasada o Pastora.

Poco después, Conservas Senra puso en el mercado el guiso de chocos a la sanluqueña. Un guiso elaborado con verduras de Sanlúcar. Un exquisito producto que bien pudiéramos maridar con el vino blanco de La Gitana Las 30 cepas del Cuadrado, con Mar de Argüeso o con Sábalo de Barbadillo.

La gran parte de los primeros productos que pone en liza Conservas Senra son elaborados con choco. Quizás uno de los más espectaculares es el de Menudo de choco. Un plato perfecto para un amontillado tal como Príncipe de Barbadillo, Napoleón o Amontillado Piñero. Aunque también encaja muy bien con un Palo Cortado. En ese caso, me gusta especialmente el nuevo Palo Cortado Los Caireles o Palo Cortado Monteagudo de Delgado Zuleta. Dos grandes acompañantes para un gran plato.

Una de las mejores ‘plazas’ de Conservas Senra es Sevilla, quien ha sabido apreciar el buen hacer de esta marca sanluqueña por sus guisos. Y es por ello y como homenaje a este hecho que Conservas Senra comercializa las sevillanas espinacas con garbanzos – que aunque sea un guiso sevillano, tiene el sello de una marca sanluqueña – que serían ideales para un buen amontillado como el Xixarito amontillado. Aunque una manzanilla única tales como Callejuela de añada o Sacristía AB no se queda atrás.

Otro de los guisos de Conservas Senra muy demandados es el de los langostinos con tomate. Un guiso en el Fran Senra siempre recomienda a sus clientes tomarlo con dos huevos fritos encima del plato, para saborearlo tal y como es costumbre en Bajo de Guía. Este guiso va fenomenal con casi cualquier vino, pero yo les recomiendo que lo disfruten con un espumoso. Toto Barbadillo es un buen referente.  

Otros guisos

Finalmente y con gran éxito se encuentra en el mercado el guiso de Conservas Senra ‘Berza jerezana’. Un guiso que como su nombre indica no es sanluqueño y que aunque así sea, marida estupendamente con un buen oloroso sanluqueño. Por calidad/precio es ideal con el oloroso Monteagudo de Delgado Zuleta u Oloroso El Cerro. Aunque también podríamos optar por un Fino – que aunque sus botas pertenecían a un casco de bodega de Jerez – actualmente cría en Sanlúcar de Barrameda, como es Camborio en Rama Seleccionado de Juan Piñero.

En definitiva, cuando se trabaja con ilusión y poniéndole pasión a cada paso, nacen grandes ideas. Y Conservas Senra es una de ellas. Guisos caseros – de toda la vida y mayoritariamente sanluqueños – para disfrutar en casa del mejor sabor de siempre. Además ideales para acompañarlos de los vinos de Sanlúcar. Y vivir desde casa, la experiencia de comerte y beberte Sanlúcar.

David Puerto
Sígueme
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *