Hace unos días pude conocer a Cristina Dartiguelongue y Mikel Orbea. Una pareja vasca afincada en Palma del Río y con una empresa de almendra tostada llamada Almondterra nacida el pasado año 2021, situada en Fuente Palmera, de la que estoy convecido que dará que hablar en los próximos años. Ambos están asociados con José Antonio Arce, un joven empresario especializado en servicios agrícolas y con una mentalidad emprendedora por encima de la media.

Cristina en compañía de la Gerente de la empresa, Carmen Ortiz, me recibió con una sonrisa de oreja a oreja y con una agradable cercanía, en esa mañana temprana fresca pese a ser agosto. En primer lugar fuimos al campo, el origen de todo coincidiendo con la recogida de la almendra que se estaba llevando a cabo en ese momento. Concretamente a una finca junto a Palma del Río con unas 22 hectáreas de almendros. Muchos de ellos aún están plantados de hace pocos años, pero una buena ladera está repleta de almendros de al menos 5 años, que son los que aportan una producción plena.

 

Almondterra tiene sus almendros repartidos entre Córdoba y Zaragoza – aunque la mayor parte está en tierras cordobesas – comprendiendo unas 120 hectáreas en total con más de 150 mil árboles. Su cultivo es 100% ecológico desde el pasado año 2021 y será aprobado como tal en 2024 – cuando hayan pasado tres años. El 100% de su producción es de la variedad Lauranne que funciona muy bien en la zona, especialmente en Andalucía. Asimismo, esta variedad – respecto a la más plantada en España que suele ser la almendra Marcona – es una almendra más crujiente y sabrosa para disfrutarla como snack, estando exenta del amargor de otras variedades. Y es el objetivo de Almondterra, poner en el mercado una almendra tostada, rica, crujiente y de alta calidad con una producción totalmente artesanal.

De hecho Almondterra nace de la búsqueda de Cristina y Mikel por encontrar una almendra de calidad porque son “unos apasionados del fruto”. Cuenta Cristina que “en casa tostábamos nosotros nuestras propias almendras y queríamos poder ofrecer una almendra que se conservara bien y que pudiera disfrutarse de todo su sabor y su crujiente de una manera saludable”. Es por ello que se lanzan a la aventura y crean esta empresa de almendras, Almondterra. Y se meten de lleno desde la recogida de la almendra hasta el producto final. Todo controlado y supervisado por Cristina y Mikel. El objetivo principal de Almondterra es completar el círculo del modelo agroalimentario sostenible, cultivar la almendra, tratarla artesanalmente y comercializarla convirtiéndola en un producto de excelente calidad.

Para la campaña de este año se han precisado de dos equipos de ocho personas. Cada equipo tiene dos tractores: uno con un vibra, que mueve el árbol y hace caer la almendra a una malla negra de la cual se recoge para depositarla en el otro que contiene un remolque que lleva el fruto hasta el remolque más grande. También hay algunas personas de seguridad que van recogiendo la almendra que no cae directamente en la red. Es una recogida totalmente manual que se hace de manera nocturna y hasta entrada la mañana, concretamente de 6 de la mañana a 12 del mediodía, evitando así las horas centrales de calor.

Cada remolque puede contener unos 8 – 10 kilos de almendra, contando que la misma lleva consigo alguna rama, hojas y su capota (que es la cáscara que la recubre). Si pesáramos tan solo la almendra con su piel nos quedaríamos en unos 5 kilos de almendra por remolque.

El oficio agrícola para Cristina y Mikel tampoco ha sido fácil, ya que Cristina nos cuenta que “en primavera sufrimos, en la nueva plantación de 40 hectáreas, la fitóftora, una enfermedad que sufre el almendro cuando tiene un exceso de riego. La savia sale por poros del tronco y mata a la planta”. Por esto, Almondterra tuvo que prescindir de, al menos, cinco mil de sus almendros plantados.

Cristina, Mikel y sus hijos junto a los almendros de Almondterra.

Cristina, Mikel y sus hijos junto a los almendros de Almondterra.

 

Cristina, socia propietaria de Almondterra y Carmen, Gerente de Almondterra.

Tras caminar entre almendros, comprobando como con sumo cuidado y cariño se recogía la almendra y se deposita en el remolque, me despido de Cristina y Mikel que permanecen en primera línea de campo acompañados de sus hijos Alejandro y Guillermo “que están estudiando pero nos echan un cable en los meses de verano”. De allí, junto a Carmen Ortiz, Gerente de Almondterra desde hace unos meses, y que también exhibe constantemente una sonrisa sincera y una amable cercanía, nos dirigimos hacia la ‘fábrica como tal’ de Almondterra en Fuente Palmera, concretamente en una de las instalaciones de José Antonio Arce. De hecho, allí se hace todo el proceso de la almendra hasta llegar a la propia ‘fábrica’.

Una vez que se le quita la capota a la almendra, se escalda con agua caliente para quitarle la piel, y se tuesta con aire caliente. A continuación, se deja enfriar y se envasa al vacío para conservar el sabor, el aroma y el crujiente. A su vez, en Almondterra han empezado a producir almendras tostadas con piel. Que dicho sea de paso, están realmente buenas y no se nota absolutamente nada la piel. De hecho, aporta gusto y sabor. Sigue siendo crujiente y se deshace en la boca, engrandeciendo su experiencia organoléptica. Toda una novedad que podrá disfrutarse próximamente.

 

El resultado es un snack rico en proteínas y muy saludable. Almendra tostada artesanalmente (no fritas), de una calidad superior. Presentado el producto en un elegante packaging con un diseño único que contiene una bolsa al vacío de 120gr. Acompañando a las almendras dispone de una gota de AOVE y un sobre de sal para añadir al gusto. En Almondterra también disponen de doypacks y envasado en bolsas igualmente al vacío para canal retail y Horeca.

La última novedad de Almondterra es la adicción de sabores a las gotas de aceite que contiene el producto. Es importante destacar que la almendra permanece intacta y lo que cambia el sabor es el propio gusto del aceite. Los sabores son a limón, a trufa y a chile picante. Pero siempre manteniendo el sabor de una almendra tostada, que está realmente rica desde que se recoge hasta que se tuesta y se consume como snack. Una novedad que estará a la venta más pronto que tarde en la tienda online.

En definitiva, en Almondterra apuestan por una almendra 100% de calidad superior desde el campo de almendros – que es ecológico – hasta su salida al mercado como producto final. Apuestan por una variedad, la Lauranne, que es realmente crujiente, sabrosa y que no amarga. Para hacerla más saludable la almendra es tostada y empaquetada artesanalmente con un diseño exclusivo. Tuve la oportunidad de probarla en el campo, recién cosechada y estaba estupenda, perfecta sin necesidad de nada más. Pero al tostarla su crujiente es perfecto, potenciando de la misma forma su aroma y su sabor y convirtiéndola en probablemente una de las mejores almendras tostadas que he probado. Auguro un futuro lleno de éxitos a la familia de Almondterra. Corazón, ganas e ilusión – desde luego – no le faltan.

 

 

David Puerto Román
Sígueme
Últimas entradas de David Puerto Román (ver todo)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *